inicio · sitemap | castellano · català | Twitter Feed
reeeduca - Reeducación infantil

Los signos de alerta en el lenguaje

Cada niño sigue su propio ritmo de aprendizaje, de maduración y un distinto ritmo en la adquisición del lenguaje, pero hay una serie de signos que es conveniente observar pues nos indican y nos alertan de que algo no acaba de ir bien. Los signos de alerta serían aquellos elementos o indicadores que nos van a permitir prever la posibilidad de que en un futuro más o menos inmediato, nuestro hijo tenga algún retraso o problema en el desarrollo, que lo haga desviarse de lo que entendemos por "rango de normalidad". El retraso en la adquisición del lenguaje es un problema común que se presenta en la infancia, pero que es importante detectarlo cuanto antes para empezar a intervenir.

Muchas veces, el niño entra en la consulta cuando ya ha cumplido los 5 años, es decir, cuando ya está a punto de empezar primaria y por tanto arrastra consigo determinados problemas en el habla o en la manera de expresarse, con lo cual tiene un patrón de comunicación o una manera de presentarse a los otros, a los padres, a los iguales, que está dificultando el hacerse entender o el poder intervenir más en conversaciones, juegos y demás. Por todo ello, es tan importante el poder realizar una detección precoz y una rápida intervención.

Alguno de estos indicadores son los siguientes:

  • Que sea un bebe silencioso y no balbucee durante los primeros meses.
  • Si en los primeros 6 u 8 meses, no presenta juegos vocálicos y/o sus respuestas hacia sonidos en el ambiente o la voz humana no acaban de ser claros.
  • Las primeras palabras aparecen más tarde de lo habitual (alrededor de los 2 años, normalmente esto ocurre entre los 12 y los 18 meses).
  • Que entre los 12 y 24 meses no comprenda órdenes sencillas (señalar con el dedo algo que se le nombra) ni desarrolle una jerga espontánea.
  • La ausencia de frases de 2 elementos a los 2 años.
  • Que sobre los 3 años y medio, su habla no pueda ser entendida por personas que no forman parte de su núcleo familiar.

Es importante que como padres o como profesionales en el aula, estemos atentos a estos signos de alarma y derivemos al logopeda del centro para una evaluación y descartar posibles patologías o deficiencias físicas o psíquicas. En ocasiones, solamente es un simple desfase cronológico, con lo que no va a hacer falta nada más que motivar o incentivar al niño a través de juego, del modelado del adulto, etc pero otras veces se tendrá que intervenir para evitar un desfase mayor que pueda derivar en un trastorno más importante.

Escrito por: Montse González Masana

Últimos comentarios

Montse
En primer lugar agradecerte el interés por el artículo. Sobre lo que planteas hay muchos factores implicados, los diferentes ritmos de aprendizaje de cada niño, el ambiente, descartar otros aspectos como dificultades auditivas... Cada ...
alfredo
Hola. Me interesó mucho el artículo y deseo hacer una consulta: Es posible que la sobreprotección sea una de las causas de por ejemplo, habla no tan clara a los 4 años? Mi sobrino tiene esa edad y algunas palabras de uso cotidiano son muy dificultosas ...
kmmad
Olá. Sou professor em Portugal e gostei muito deste seu artigo. Os meus parabéns. Um abraço.

Ver todos los comentarios

Participa. Envíanos tu comentario

Nombre
Comentario
  Para que podamos validar tu comentario, necesitamos que rellenes el siguiente campo con el resultado de la suma: 2 + 1
Resultado
(2 + 1)
  Participa en nuestra web, dejando tus comentarios y opiniones sobre los artículos. No se admiten insultos ni faltas de respeto. No se admiten contenidos publicitarios. reeeduca se reserva el derecho de eliminar comentarios que no cumplan las normas básicas de participación.
reeeduca - Reeducación infantil